El INEVH informa que desde el 2018 se encuentra interrumpida la producción y provisión de vacunas contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, enfermedad grave exclusiva de nuestro país. La Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología, la Sociedad Argentina de Virología y la Subcomisión de Vacunología de la Asociación Argentina de Microbiología elaboraron un documento de posición expresando la preocupación por esta situación. Desde el Instituto declaran que la realidad presupuestaria “es acuciante”.

Se estima que la población en riesgo por la FHA, enfermedad viral aguda grave producida por el virus Junín (aislado en 1958), es de 5 millones de personas, comprendiendo las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa, ya que es una enfermedad endemo-epidémica exclusiva de esa área geográfica. La vacuna Candid #1, incorporada al Calendario Nacional de Vacunación en el año 2007, actualmente única en el mundo contra la enfermedad, tiene una eficacia del 95%. 

Leé también: ¿Por qué vacunarse contra la Fiebre Hemorrágica Argentina?

La disponibilidad de dicha vacuna para la población del área endémica está sujeta a la efectiva producción nacional de su único productor, el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Dr. Julio I. Maiztegui" (INEVH), creado en Pergamino en el año 1978 con la misión de diseñar, organizar, implementar y coordinar las acciones tendientes al control y prevención de la FHA, frente al desafío que representó para nuestro país la emergencia y contagio de la enfermedad.

En el comunicado que dieron a conocer, las distintas sociedades científicas mencionadas afirman: “Nuestro país ha sido capaz de elaborar una vacuna “a medida” implementando una exitosa estrategia de control de la enfermedad. Para mantener este logro, es indispensable asegurar la producción y provisión de la vacuna contra FHA en forma sostenida, generar estrategias para favorecer el acceso de la población objetivo a la vacunación, fortalecer la vigilancia epidemiológica y las medidas de control”. 

En junio de este año, la Jefa del Departamento de Control y Aseguramiento de Calidad del Instituto, Laura Riera, dijo al programa “Kairos” emitido por Radio Más, que “hoy por hoy, el Instituto sigue igual respecto de algunos equipamientos críticos que hemos solicitado oportunamente y respecto de otros temas, como el presupuesto actual y lo que será el Presupuesto 2020, además del tema del personal que no se ha renovado”. Agregó: “La realidad presupuestaria del Instituto Maiztegui es realmente acuciante, y las instalaciones no reúnen las condiciones necesarias para poder producir vacunas: tenemos una planta productora que no está en condiciones de ser utilizada”, denunciando además que nunca se efectuó la compra del equipo que se ha gestionado hace más de un año. El ajuste y el desfinanciamiento a la ciencia y la salud pública perpetrados a nivel nacional, han generado que el INEVH no cuente con los recursos materiales ni la infraestructura necesaria para continuar con la producción de la vacuna Candid #1 que protege contra la Fiebre Hemorrágica Argentina. Laura Riera ratificó: “Las autoridades sanitarias saben muy bien el riesgo que se corre en la región si dejamos de producir la vacuna. Es una vacuna que ha demostrado ser segura y eficaz, y el Maiztegui es el único laboratorio en el mundo que la produce”.

EN LA ACTUALIDAD, EL INEVH INFORMA QUE DESDE EL 2018 ESTÁ INTERRUMPIDA LA PRODUCCIÓN DE LA VACUNA CONTRA LA FIEBRE HEMORRÁGICA ARGENTINA.

 

La situación es crítica. Si bien el INEVH tiene una capacidad productiva de aproximadamente 400.000 dosis anuales, hoy en día el stock es de 200.000. Dice el comunicado: “Urge resolver la situación en pos de reiniciar la producción de este insumo crítico para la prevención de la FHA en nuestro país. Las sociedades científicas que emitimos este comunicado expresamos nuestra preocupación por la situación actual expuesta e instamos a las autoridades sanitarias nacionales a generar las acciones necesarias para asegurar la continuidad de la producción de vacuna Candid#1 en Argentina en forma oportuna”.

El tiempo necesario para la obtención de un lote liofilizado (80.000 dosis) es de dos meses, y 20 días más para liberarlo al mercado. Dada la inactividad actual de la planta de producción del Instituto, las acciones necesarias para volver a producir un lote de vacuna demandarán, una vez recibidos los equipos solicitados, un tiempo estimado de 6 a 8 meses. 

En 1990, una vez se cumplieron todas las fases de experimentación de la vacuna Candid #1, el INEVH comenzó a proveer a la población cantidades sostenidas de vacuna y se estableció el objetivo de abastecer a toda la población del área endémica, estimadas entonces en unas 5 millones de personas. Hasta la actualidad se han vacunado aproximadamente 1.200.000 personas. Desde la introducción de la vacuna la incidencia de la enfermedad disminuyó significativamente. El Programa Nacional de Control de la FHA implementado por este instituto obtuvo los siguientes resultados:

Antes de la disponibilidad de una vacuna: 

• 1990: 481 casos confirmados 

• 1991: 452 casos confirmados 

Posterior a la introducción de la vacuna: 

• 2016: 16 casos confirmados 

• 2017: 19 casos confirmados 

• 2018: 13 casos confirmados

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »