Un mito tiene que ver con la construcción de una historia imaginaria que muchas veces tiene por fin alterar las verdaderas cualidades de alguien o algo. Muchas de los grupos que se oponen a las vacunas por considerarlas peligrosas o riesgosas para la salud, sostienen que actualmente no es estrictamente necesario vacunar a sus hijos o menores a cargo, porque el resto de los niños que sí están vacunados ya no transmiten las enfermedades. Esta idea, además de ser poco solidaria, tiende a individualizar una problemática que es colectiva: las vacunas funcionan, en parte, porque requieren un grado de protección grupal.

Valeria Edelsztein (@valearvejita) es una científica, docente y divulgadora de ciencias naturales argentina. Es Dra. en Química, especializada en el área de química orgánica y actualmente se desempeña como docente en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires y como columnista científica en Chequeado.com. En su recorrido como escritora y divulgadora de ciencias, Valeria es reconocida por su participación en medios gráficos, radiales, televisivos y digitales, como columnista científica y como asesora de contenidos, fundamentalmente. Además de sus apariciones en TV tales como la que realizó como columnista en “Científicos industria argentina”, “Cocineros argentinos” o “La liga de la ciencia” (todos por TV Pública), cuenta con un gran número de libros y publicaciones, entre los cuales podemos mencionar “Científicas: cocinan, limpian y ganan el premio Nobel (y nadie se entera)”, o “Los remedios de la abuela: mitos y verdades de la medicina casera” de la colección Ciencia Que Ladra, por los cuales ha sido galardonada. Dentro de su amplia trayectoria, se ha especializado en la problemática de ciencia y género, así como también en vacunación. Junto con Nadia Chiaramoni, produce podcasts sonoros en los que se narran historias de ciencia que se pueden visitar en la web bajo el nombre de “Contemos historias”.

“El mito que más me molesta es el que dice que si vos no te vacunás no importa, porque de última el que se jode sos vos”, describe Valeria al ser consultada por los mitos más importantes que se erigen en torno a la problemática de las vacunas, en el marco de su presentación sobre género, mujeres y ciencia en la Feria del Libro de Rosario, que se llevó a cabo desde el 30 de mayo hasta el 10 de junio en el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa.

Con esta afirmación, Valeria hace referencia a la inmunización colectiva o la inmunidad de grupo, o la inmunidad de rebaño, que en ciencias es un concepto clave para entender la implicancia social de las vacunas. Sencillamente, consiste en un concepto implementado en salud pública mediante el cual, si se logra que la mayor parte de los individuos de una sociedad estén vacunados (idealmente, un 90% de los mismos), ellos estarán inmunizando al resto, a los que “por alguna razón no se pudieron vacunar”, dice Valeria, y estarán contribuyendo a frenar los contagios.

Un mito tiene que ver con la construcción de una historia imaginaria que muchas veces tiene por fin alterar las verdaderas cualidades de alguien o algo. Muchos de los grupos que se oponen a las vacunas por considerarlas peligrosas o riesgosas para la salud, sostienen que actualmente no es estrictamente necesario vacunar a sus hijos o menores a cargo, porque el resto de los niños que sí están vacunados ya no transmiten las enfermedades. Esta idea, además de ser poco solidaria, tiende a individualizar una problemática que es colectiva: las vacunas funcionan, en parte, porque requieren un grado de protección grupal.


La inmunidad de grupo, inmunidad colectiva o inmunidad de rebaño (herd immunity) es un concepto que expresa la protección de un grupo ante una enfermedad infecciosa gracias a la presencia de una masa crítica de individuos que son inmunes a la misma.


En las enfermedades que se transmiten de persona a persona, es más difícil mantener una cadena de infección cuando la mayor parte de la sociedad es inmune. A eso apunta este concepto: no podemos descansar en el precepto individualista de pensar que si uno no se vacuna está decidiendo sólo en lo personal, porque lo cierto es que, en la sociedad, hace falta sólo una persona infectada para contagiar al resto. Si uno no se vacuna, está desprotegiendo a los demás.

Dentro de la problemática de la vacunación, este es un mito que comúnmente se reproduce entre la opinión pública y derribarlo con evidencia científica es una forma de paliar el descrédito con el que solemos encontrarnos a la hora de informarnos sobre esta cuestión. Por eso, decimos junto a Valeria: “Vacunarse es un acto solidario”, demoliendo así el primer vacumito de tantos.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »