En el año 2018, los investigadores James Allison y Tasuku Honjo ganaron el Premio Nobel de Medicina, según anunció el Instituto Karolinska de Estocolmo, en Suecia, por haber encontrado una proteína que funciona como un freno en el sistema inmunológico, ese gigante que parecía dormido. ¿Cómo? Los investigadores se dieron cuenta del potencial de “soltar el freno” y así desencadenar la acción de nuestras células inmunes para atacar tumores.

Tal hallazgo significó un hito en las terapias contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmune negativa, permitiendo aprovechar la capacidad del sistema inmune de arremeter contra las células cancerosas e inaugurando un principio nuevo para las terapias contra esta enfermedad que se cobra la vida de millones de personas y que constituye un desafío para la salud mundial.

De ahí el nombre de este café científico “Despertando al gigante dormido. Avances en inmunoterapias contra el cáncer” organizado por el Instituto de Inmunología Clínica y Experimental (IDICER CONICET Rosario), la Agencia de Control del Cáncer perteneciente al Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe, la Sociedad Argentina de Inmunología y la Unión Internacional de las Sociedades Inmunológicas. Este evento que reunió a investigadores, médicos y público en general, y en el que los asistentes pudieron disfrutar de una charla de café o cervezas, se concretó en el bar “Jimmy” de la ciudad de Rosario, el pasado martes 28 de mayo.

Un tumor no es una masa de células, sino un  tejido que contiene células invasivas con capacidad para incidir en la circulación y generar metástasis, es decir, replicarse o fragmentarse. Existen múltiples combinaciones de alteraciones que pueden establecer circuitos oncogénicos.

Lo cierto es que, si bien el sistema inmunológico tiene la capacidad de eliminar células tumorales, éstas presentan distintos mecanismos que les permiten evadir su ataque. El desarrollo de las células tumorales, los mecanismos de defensa inmune y los mecanismos de evasión de esta respuesta que presenta el cáncer fueron explicados por dos investigadores del IDICER, el Dr. Andrés Alloatti y el Dr. Javier Girardini, mientras que los oncólogos clínicos, la Dra. Alejandra Bártoli y el Dr. Álvaro Romera, hicieron hincapié en las terapias que se implementan en los pacientes con cáncer y dieron detalles de algunos casos que aún están en estudio. Hablaron sobre la eficacia clínica de los inhibidores tumorales, detallando las reacciones inmunológicas que se obtienen en cada caso y brindaron a los presentes nociones básicas de inmuno-oncología.

Los oncólogos clínicos celebraron los avances en los tratamientos, ya que en la actualidad existen inmunoterapias contra varios tipos de cáncer, pero también alertaron sobre el hecho de que existe un atraso muy grande en la medición de la efectividad de esos tratamientos, cuestión que se complejiza al tener en cuenta la inversión que hacen los diferentes Estados en materia de ciencia, tecnología, experimentación, innovación para investigar esta efectividad.

La llamada “Inmunoterapia del cáncer” está abriendo nuevos horizontes para mejorar la calidad de vida y sobrevida de los pacientes. Estos tratamientos involucran distintas estrategias terapéuticas, y todas apuntan a aumentar las defensas naturales del cuerpo para combatir a las células neoplásicas, a través de la utilización de sustancias naturalmente fabricadas por el cuerpo o en un laboratorio para mejorar, atacar o restaurar las funciones del sistema inmunológico.  Algunas de ellas implican el uso de los inhibidores de los puntos de control inmunológico, anticuerpos que detectan ciertos receptores de las células tumorales, terapias con células CAR-T, y también vacunas terapéuticas.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »